06/03/2012 francesc casadó

La aparición de nuevas potencias en Oriente Medio como Israel, Irán, Turquía y Egipto alimentadas por el crecimiento económico de los últimos años ha disparado la carrera por la conquista de la hegemonía en la región. La importancia geopolítica de Turquía es incuestionable, su primer ministro Erdogan se ha propuesto abanderar la nueva “doctrina neo-otomana” consistente en aprovechar los lazos religiosos, políticos y económicos en los países del entorno para convertirse en potencia líder del grupo. Irán quedaría excluido de este grupo claramente vinculado a la OTAN, de corte neoliberal y semi-independiente del imperio. Siria, con la que Turquía siempre…