02/03/2012 francesc casadó

Son ya 32 semanas que los vecinos del Vall d´Hebron mantienen su protesta, cada miércoles un millar de manifestantes se concentran en la entrada del barracón de la narcosala [1] que el Ayuntamiento montó a toda prisa sin informar ni a asociaciones de vecinos ni sindicatos corporativos. El argumento del gobierno tripartito de izquierdas (PSC, ERC y IC-EUiA) para tomar esta repentina decisión es la necesidad de “centralizar” la ayuda a los toxicómanos, desplazándolos de los puntos calientes de la ciudad donde se encuentran habitualmente (Raval, Nou Barris, etc) a este nuevo punto, donde no existe el problema de la…