11/04/2015 francesc casadó 0Comment

Recientemente se celebró un evento en la Cámara de diputados italiana bajo el lema “El ALBA de una nueva Europa” organizado por el partido de centro izquierda Cinco Estrellas. Su líder, Beppe Grillo, lanzó un alegato a favor de la soberanía de los pueblos y contra la lógica mercantilista de la Unión Europea al proponer un proyecto de colaboración entre los países periféricos europeos similar a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), una organización que pone énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

Syriza, tras la victoria de las elecciones presidenciales griegas, ha asegurado que no piensa suspender el pago de la deuda ni salir del euro y centrará sus esfuerzos en renegociar a escala europea, pero las estrictas condiciones exigidas para la devolución de la deuda que impuso la Troika desde que se produjeran los primeros disturbios entre la población en 2008 hacen que el deterioro económico supere ampliamente el colapso económico argentino que provocó el ‘corralito’ (1). La desconfianza en el sistema del euro podría finalmente provocar su abandono, si el dracma volviera a ser moneda oficial el ejecutivo entrante se vería obligado a dirigir su cartera de inversiones hacia divisas más seguras como el dólar estadounidense o monedas de países emergentes con mejor tipo de interés. El BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) es una asociación económica neoliberal formada por países emergentes dotados a su vez de un banco de préstamos y desarrollo propio orientado a fortalecer la red de seguridad financiera global. Los defensores de este ente destacan su potencial “anti-imperialista” pero también está siendo duramente criticado por el alto índice de paro en Sudáfrica y las prácticas subimperialistas de Brasil con sus países vecinos.

El sistema financiero del Estado español está en crisis y cediendo de facto su soberanía económica y política a las instituciones supranacionales. A escasos meses de las elecciones generales una pregunta parece obligada: ¿si Podemos consigue repetir los buenos resultados obtenidos por Syriza en Grecia y decide proponer la salida de la eurozona, cómo reaccionará el empresariado escorado a la izquierda del que ahora está recibiendo su apoyo? Un empresario con gran poder social, como es el mexicano Carlos Slim, íntimo amigo de Felipe González, en el momento de pleno ascenso en las encuestas de Podemos no dudó en convertirse en primer accionista de la importante constructora nacional FCC.

A través del medio de información serbio B92 se ha hecho público un artículo de investigación realizado, entre otros autores, por los servicios de inteligencia norteamericana y rusa donde se auguran cambios geopolíticos internacionales (2). Según el informe, en el Mediterráneo se producirá un fortalecimiento del factor islámico: bajo presión de Turquía se unificará Kosovo con Albania, y los conflictos étnicos en los distritos de París harán decidir al gobierno francés deportar a los emigrantes hacia un pequeño estado árabe creado entre Marsella y la frontera italiana.

Notas:
(1) “Grecia desde Argentina”, La página de Claudio Katz.
(2) “Euskal Herria y Catalunya serán estados antes de 2035, según un informe de expertos rusos”, Naiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *