21/09/2014 francesc casadó 0Comment

Artículo publicado en Webislam

La coalición internacional

Estados Unidos está empeñando todos sus esfuerzos en lanzar un mensaje mediático de auxilio a la comunidad internacional con el fin de conseguir poner orden al caos en la trastienda particular en que ha transformado al Oriente Medio y el norte de África desde que, hace ya dos décadas, se iniciara la guerra del Golfo Pérsico. Tras la conquista de Mosul, los rebeldes del Estado Islámico (EI) se han adueñado de los bancos y el capital financiero necesario con el que poner en marcha la economía de la parte septentrional del país. La contención del avance yihadista en dirección a Bagdad, según diversos medios de análisis, ha desviado los objetivos de la milicia hacia las monarquías de la península arábiga y sus importantes recursos en petróleo y gas.

Próximamente, el presidente Barack Obama concretará que países han acordado participar en los ataques aéreos contra objetivos del EI y cuales apoyarán exclusivamente el envío de tropas. “La Coalición Anglosajona”, que es como denomina el periodista Thierry Meyssan el grupo formado por EE.UU., Reino Unido e Israel tendrán una importancia destacada en su desarrollo. Londres a pesar de sus reticencias a atacar el califato en Irak y Siria sin el aval de la ONU ha anunciado que podría abrir varias bases militares en Arabia para poder desplazar hasta ellas sus tropas si lo considerara necesario.

La ambigüedad al afirmar que Occidente está luchando contra el Islam político permite cualquier tipo de alianza entre países para romperla de facto, el ejemplo más paradigmático sería Israel, en guerra con Hamas, organización yihadista palestina, pero a la vez aliado incondicional de Arabia Saudí y Jordania e incluso, según revelaciones de Edward Snowden, ex agente de la CIA, el califa del Estado Islámico, Al Baghdadi, enemigo público número uno para los estadounidenses, fue entrenado por el Mossad, los servicios secretos del estado hebreos, como espía para favorecer los intereses de Tel Aviv en el mundo árabe.

Siria

Tras la Conferencia por la paz y la seguridad de Irak celebrada en Paris el presidente Françoise Holland ha afirmado que la amenaza global que constituye el califato obliga a incluir el territorio sirio en el plan estratégico de la coalición, sería conveniente recordar que el territorio de Siria y Líbano fue colonia francesa hasta finalizada la II Guerra Mundial.

Durante la cumbre Moscú se ofreció a prestar ayuda militar en la lucha contra el terrorismo, el gran ausente fue Irán quien ha advertido que cualquier acción sobre Siria sin el consentimiento del presidente Al Assad o sin un mandato internacional será interpretado como un acto de agresión y supondrá una escalada en el conflicto más allá de sus fronteras.

Irak y las minorías

Durante el inicio de la crisis Estados Unidos condicionó su apoyo a Bagdad con bombardeos aéreos contra el EI a que el resultado de las recientes elecciones legislativas iraquíes fuera de consenso entre todas las étnicas, incluida la minoría suní, proponiendo un gobierno de salvación nacional que el “reelegido” primer ministro Nuri al Maliki calificó de auténtico golpe de estado y contrario a los deseos expresados por la ciudadanía en las urnas. La dimisión de Al Maliki ha dado paso al nombramiento del nuevo primer ministro Al Albadi y a una especie de triunvirato de viceprimeros ministros formado por un diputado de la facción chií de tendencia proiraní, el líder suní de un partido de ideología conservadora y un dirigente nacionalista kurdo moderado. Las carteras de Interior y Defensa siguen sin titular debido a las discrepancias de los diputados en el Parlamento.

Egipto vs. Turquía

Dos países destacan como hegemónicos en la región, Egipto en el Norte de África y en el Oriente Medio Turquía, el primero tiene un modelo de estado semiindependiente de Occidente y laico -un régimen autoritario según los musulmanes- , el segundo un sistema “islamista democrático” adoptado por el presidente Erdogan, acusado por sus críticos de usar un discurso nacionalista y reaccionario que alimenta el fanatismo de los sectores más intransigentes.

El reciente ataque de aviones egipcios a las milicias islamistas que combatían en el aeropuerto de la capital libia y del que no fue informado el Pentágono puede ser un precedente de la campaña militar aliada que está por venir y en la que Turquía ha afirmado que no participará.

Vídeo relacionado:
Los ataques  aliados en Siria podrían ir más allá del Estado Islámico. | RT

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *