25/07/2014 francesc casadó 0Comment

Desde el inicio de la Operación Margen Protector una intrincada red espacial de cohetes, misiles y drones han sido lanzados por el ejército israelí y Hamas, la fase terrestre de la operación en la franja de Gaza que tiene por objetivo la destrucción de las lanzaderas y túneles palestinos se está desarrollando con dos brigadas de infantería, el primer ministro Netanyahu afirmó que sería “una operación larga, continua y potente”.

El número de bajas se aproxima al millar, prácticamente todas palestinas, según el Ministerio de Salud en Ramala muchos de los cadáveres están quemados y despedazados, lo que revela el uso indiscriminado de fósforo blanco, un arma prohibida por la legislación internacional debido a las dolorosas quemaduras que provoca. (1)

La mayoría de las victimas son civiles y una tercera parte mujeres y niños muertos en sus propias viviendas, hospitales o la escuela. En un alarde de cinismo el propio secretario de estado norteamericano, John Kerry, prometía donar 47 millones de dólares a los habitantes de la Franja para asistencia médica y ayuda a los refugiados.

Hamas, organización islamista suní, se niega a aceptar a Egipto como intermediario en un futuro proceso de paz al considerarlo como “enemigo” por la represión que está llevando a cabo contra los Hermanos Musulmanes, pese a ello, el presidente palestino Mahmud Abás ha decidido aceptar la mediación egipcia, pero acusando al gobierno de Israel de utilizar un discurso vehemente en defensa de la violencia desproporcionada e injustificada contra su país.

A iniciativa del embajador venezolano ante la ONU, Jorge Valero, se promovió la sesión extraordinaria convocada el 23 de julio por Pakistán y Egipto, y donde Naciones Unidas aprobó una resolución que respalda la protección internacional del territorio palestino y el inicio de una investigación sobre la campaña militar israelí que podría constituir crímenes de guerra contra la humanidad. (2) La resolución fue aprobada por 29 votos a favor, 1 voto en contra, los Estados Unidos, y 17 abstenciones, la de todos los países europeos representados en la comisión más Corea del Sur y Japón.

Hubo un primer intento de sancionar económicamente a Tel Aviv en 2012, la Unión Europea llamó al dialogo a su embajador después de que el régimen decidiera llevar a cabo un plan para construir miles de viviendas en Cisjordania, aislando a la población autóctona en guetos sin ningún acceso posible a los centros públicos y lugares de trabajo. Sudáfrica también se sumó a esta convocatorio mostrando explícitamente su rechazo al apartheid israelí.

El primer paso para que la comunidad internacional sancione a Israel debería realizarse sin complejos, desde España el portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores del grupo Izquierda Plural, Joan Josep Nuet ha exigido la intervención “drástica e inmediata” del Gobierno del PP, declarando que “si no hay un cese de la ofensiva militar, España debe estar dispuesta a expulsar al embajador israelí y a suspender las relaciones diplomáticas”.

Sin duda el destino de los habitantes del litoral gazací ha de ocupar un lugar preferente en la agenda de Naciones Unidas para que la operación puesta en marcha no se transforme en una interminable espiral de violencia que ponga en peligro la seguridad en Oriente Medio y el Mediterráneo.

Notas:

(1) “Israel usa fósforo blanco en ataques contra Gaza”, Tercera Información, 23 de julio de 2014.

(2) “Situación de derechos humanos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental: Consejo de Derechos Humanos de 21 de la Sesión Especial”, Naciones Unidas, 23 de julio de 2014.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *