01/02/2014 francesc casadó 0Comment

El pasado 27 de enero se cumplieron 70 años de la liberación del sitio de Leningrado, fue el episodio más dramático de la Segunda Guerra Mundial, Hitler dio la orden al ejército nazi de sitiar la ciudad rusa durante casi tres años, a pesar de los esfuerzos soviéticos por romper el cerco el número de víctimas civiles por hambre y frío superó el millón.

Los diccionarios de filosofía definen la ideología fascista como odio a la humanidad, irracionalismo, oscurantismo religioso y racismo extremo, su práctica política como la fuerza de choque de la reacción internacionalista, donde los círculos imperialistas belicistas alimentan las tendencias fascistas de los más reaccionarios en los países dependientes.

Estados Unidos como líder del bloque de países occidentales que forman el círculo neoliberal e imperialista está impulsando las tendencias fascistas en cualquier rincón del planeta, tanto de organizaciones afines a Al Qaeda en los países árabes como de grupos paramilitares y criminales en Centroamérica.

Recientemente Noam Chomsky describía el neoliberalismo como “un gran ataque contra la población mundial, el mayor ataque ocurrido en los últimos 40 años”, lo confirma el hecho de que en Norteamérica el Tea Party, partido de la derecha radical, esté en auge gracias a su defensa del ultraliberalismo y de la total libertad de mercado que ,denuncian, es reprimida por el excesivo celo intervencionista del estado.

La monarquía absoluta de Arabia Saudí es uno de los principales aliados de Occidente en Oriente Medio, este país ha reconocido su apoyo y financiación a los insurgentes de Al Qaeda en la guerra contra Siria. La ideología política y religiosa saudí está dominada por el wahabismo, tradición musulmana sunita reaccionaria que representa una amenaza para otros muchos pueblos en la región.

Los estados mexicanos de Michoacán, Guerrero y Oaxaca han sido escenario de enfrentamientos armados entre grupos de autodefensa formados por las comunidades indígenas y organizaciones criminales empeñadas en el control territorial a través del narcotráfico y la corrupción.

No es un secreto que en sus inicios el narcotráfico fue un recurso de EEUU para financiar la contrainsurgencia con base en Honduras debido a los conflictos revolucionarios en Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Hoy, Honduras tiene la cifra de homicidios -83 por 100.000 habitantes en 2013- más alta del mundo, la principal causa es el comercio de la droga.

En Ucrania el movimiento Euromaidan -como se denominan los que defienden la asociación con Europa- han mantenido sus protestas con métodos más propios de la fuga de Alcatraz que de una revuelta popular, la perfecta organización de los desórdenes demuestra ser obra de los servicios de inteligencia extranjeros, pero también el silencio cómplice desde el gobierno del conservador Yanukóvich ha alentado los disturbios.

El partido neonazi Svoboda está adquiriendo cada vez mayor protagonismo, en los óblasts occidentales de Ivano-Frankivsk y Ternópil donde forman parte de los Consejos regionales se ha decidido ilegalizar el Partido de las Regiones y el Partido Comunista.

logo-suramericapress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *