02/05/2013 francesc casadó 0Comment

El pasado mes de abril el economista Arcadi Oliveres, referente identitario de la sociedad civil catalana, impulsaba a través de los medios de comunicación un Proceso Constituyente con el objetivo de integrar a movimientos sociales y organizaciones políticas disconformes con las actuales políticas en vivienda, fiscalidad y por el `dret a decidir´, proyecto que debería articular una candidatura electoral para las próximas elecciones al Parlament catalán en 2016.

La propuesta coincidió en el tiempo con la celebración de la 10a asamblea nacional de Iniciativa per Catalunya, donde el ecosocialista Joan Herrera expresaba tambien la necesidad de iniciar un proceso constituyente en el que redefinir nuevas prácticas políticas para la intervención social en defensa de los derechos democráticos de los trabajadores.

Un proceso similar de convergencia entre la izquierda transformadora ya fue impulsado en el estado español por Izquierda Unida en 2008, participando diversas entidades anticapitalistas como la CUT-BAI de Andalucía y Chunta Aragonesista, del acuerdo final surgió la decisión de concurrir coaligados en las elecciones generales.

Los promotores de la nueva plataforma catalana quieren que reúna a ICV, EUiA, la CUP, sectores de ERC y del PSC, así como intelectuales y activistas independientes. Sorprende la tibia acogida que ha tenido la propuesta en la Candidatura d´Unitat Popular, el diputado Quim Arrufat ha declarado su apoyo a la idea de crear un marco de acumulación de fuerzas que tengan los mismos objetivos políticos pero sin compromiso de incorporar el proyecto a una agenda electoral común.

La CUP es una organización nacionalista de izquierdas que se presentó por primera vez a las elecciones autonómicas de 2012 consiguiendo 3 diputados, su referente europeo lo podríamos encontrar en el Movimiento 5 Estrellas (M5S) italiano, que obtuvo el 25% de los votos utilizando un discurso populista durante la campaña electoral en las recientes legislativas.

En Italia, el vencedor Partido Demócrata se ha encontrado en serias dificultades para poder gobernar sin el apoyo del M5S de Beppe Grillo, abocado a repetir el funesto gobierno de unidad nacional presidido anteriormente por el `tecnócrata´ Mario Monti, respecto a este hecho Joan Herrera comentaba: “A algunos ya les va bien que pase esto”, en alusión a la falta de reivindicaciones claras del líder populista.

Repasando la historia reciente de Europa sobre política de alianzas destaca el Congreso de la Internacional Comunista en 1936 donde se crearon dos corrientes: la minoritaria defendida por Gramsci proponía la unión de partidos obreros y liberales para superar el totalitarismo y retornar al orden democrático; la mayoritaria de la Komintern que proclamó la unidad de los partidos marxistas para defender las naciones de la agresión fascista. De esta coalición surgió la victoria electoral del Frente Popular en la II República española.

logo-andalan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *