13/03/2012 francesc casadó 0Comment

Recientemente Isaac Rosa, en un artículo del extinto periódico Público, expresaba sus temores sobre el destino de la economía griega e irónicamente sugería vender las islas, como último recurso, para poder superar la crisis que los tiene al borde del abismo. En el supuesto de que este extremo se hiciera realidad los ciudadanos griegos ya imaginan quienes serían los futuros propietarios de las ínsulas, los mismos que redactaron e impusieron el Memorándum que regala a los extranjeros todas las propiedades de la nación: “La troika”, es decir, la Comisión Europea, El Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Desde los sindicatos obreros griegos se clama por un frente unido de resistencia y solidaridad contra los poderes fácticos en disputa.

El pasado mes de febrero, aprovechando la ocasión que ofrecía la Feria Internacional del Libro en La Habana, se celebró un encuentro bajo el lema “Por la Paz y la preservación del medio ambiente” donde estuvieron presentes intelectuales de 21 países y fue presidido por Fidel Castro, el líder evocó recuerdos vividos a la vez que dio su opinión sobre los diferentes temas que se iban exponiendo, entre otros, los mecanismos de la información y los medios de comunicación masivos con capacidad para manipular la opinión pública y anular el pensamiento crítico de los pueblos como “arma” previa a la agresión imperialista. También se analizaron los riesgos de una alarma nuclear y la catástrofe medioambiental que provocaría, Fidel afirmó que solo se puede afrontar pensando como conseguir no llegar a ella, estamos ante una situación enteramente nueva donde nadie tiene el control total. La experiencia en los países del denominado Socialismo del siglo XXI nos ha demostrado que no es obligatorio seguir la línea marcada por el imperio.

Las palabras de este encuentro de intelectuales previniendo del peligro de una guerra atómica han venido sucedidas por una campaña mediática israelí sobre un ataque unilateral para la próxima primavera en que podría realizar un bombardeo aéreo en profundidad contra distintas instalaciones nucleares en Irán, aunque se duda de la capacidad de eliminarlas si conseguiría desgastar los recursos de la nación árabe. Vladímir Putin interrogado sobre dicha posibilidad aseguró: “Un ataque militar contra este país tendría consecuencias auténticamente catastróficas. Es imposible imaginar su auténtica dimensión”.

Sería paradójico que EE.UU. intentando neutralizar la supuesta actividad atómica de Teherán se encontrara con el despliegue de un paraguas de protección nuclear ruso en Irán para defenderse de los misiles del estado hebreo, al igual que sucedió recientemente en Siria donde se instaló un sistema de misiles tierra-aire para prevenirse de la zona de exclusión aérea que quería imponer la OTAN.

Artículo publicado en Cubainformación

Video relacionado:
Encuentro de Fidel Castro con intelectuales durante la Feria Internacional del Libro (2012) 1/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *