06/03/2012 francesc casadó 0Comment

La Autoridad Bancaria Europea ha dado la orden de recapitalización de la banca en Grecia y el resto de países periféricos, los bancos necesitan 106.000 millones de euros para poder restaurar la confianza de los inversores en la eurozona, una cuarta parte de este importe corresponde a España.

La forma en que se va a producir esta recuperación de capital no está de momento nada clara, la ministra de Economía Elena Salgado ha dicho confiar en los recursos propios del sector bancario y que no será necesario hacer uso del dinero público pero desde Bruselas se barajan distintos tipos de ayuda como la adquisición de bonos o incluso ampliar el fondo de rescate económico de Grecia también para los bancos españoles e italianos.

La oligarquía financiera nacional ha respondido rechazando este plan, el presidente del Banco de Santander Emilio Botín declaraba a la prensa: “Poner en duda de forma generalizada la sostenibilidad de la deuda pública o el sistema financiero europeo puede llevarnos a una espiral imparable de crisis soberanas y crisis bancarias”.

Al igual que el ejecutivo de Zapatero temía la intervención de la UE en la deuda externa por el riesgo de pérdida de soberanía nacional, la banca teme que la recapitalización indiscriminada pueda influir en el control de las entidades financieras.

Desde distintos medios de comunicación alternativos se expresa la necesidad de recuperar la banca pública, aquella que el capital es aportado por el estado, según los expertos las Cajas de Ahorros podrían desempeñar este papel por sus características locales, de proximidad al ciudadano, y su relación directa con el Banco de España garantizando los créditos a la pyme y a las familias que son quienes están sufriendo más duramente la crisis.

Incluso se ha planteado la creación de un banco único europeo pero parece más viáble dentro de nuestras fronteras con un gobierno de izquierdas que en la Unión Europea siempre dependiente del capital financiero germánico.

Estamos en plena campaña electoral y es una buena ocasión para comprobar si los partidos incluyen la propuesta de una banca pública, así en el programa del PP se hace referencia a la prioridad en la restauración y saneamiento de las Cajas de Ahorros pero ni palabra del ente financiero, en el PSOE su candidato Pérez Rubalcaba ante la sorpresa de parte de sus federaciones territoriales se ha declarado contrario a la creación de una banca con fondos públicos y para IU dicho ente ayudaría a la regulación del mercado y a la eliminación del oligopolio actual.

Artículo publicado en Tercera Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *