06/03/2012 francesc casadó 0Comment

Actualmente es imposible poder distinguir los límites geográficos entre una gran ciudad y su área metropolitana, lo mismo sucede a mayor escala donde varias naciones se agrupan en torno a un núcleo formado por aquellas con mayores recursos (CEE, EUA, etc). La centralidad define la sociedad urbana postindustrial, el centro es el estado, a la periferia le corresponde el espacio de la exclusión social y económica.

Así, aquellos países periféricos de la eurozona y con problemas de deuda externa forman el grupo denominado PIIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España, más Italia). También en Estados Unidos existe la región conocida como Cinturón Negro o Black Belt formada por varios estados sureños donde su población supera la cifra del 16% de pobreza y falta de seguridad social.

A escala global el orden neocolonial que quiere imponer “el imperio”, término con que Fidel Castro suele referirse a EE.UU., es rechazado como una agresión contra la soberanía de las naciones.

Siria sigue siendo noticia en los medios de comunicación por su oposición a seguir el guión dictado por la metrópoli e Israel para los estados de Oriente Medio.

En el continente europeo los sectores más conservadores de la actual administración rusa preparan un plan estructural para transformar el país en una neocolonia del imperio, según denuncia Víktor Trushkóv en el periódico Pravda:
“En el informe `Nuevo modelo de crecimiento, nueva política social´ elaborado por expertos de la administración y presentado al gobierno, se demuestra que en Rusia ya se ha formado un `fondo´ que urge crear una `clase creativa´. (…) Puesto que la economía rusa debe desarrollarse únicamente con vistas a ampliar la esfera de servicios, para conseguir hacer de `este país´ un modelo entre otras posesiones neocoloniales, es necesario que el resto de indicadores estén en consonancia con los niveles de África negra y Oceanía”. (1)

China destaca en Asia Oriental como una potencia emergente frente a otras potencias satélites de Norteamérica, como Japón. Bajo la hegemonía ideológica del Partido Comunista se ha convertido en el primer país exportador del mundo gracias a su industria.

En América Latina el proyecto democrático y participativo conocido como “el socialismo del siglo XXI” supone un auténtico desafío. Las palabras de la periodista venezolana Eva Golinger resumen con exactitud el conflicto:
“El deseo del Pentágono es no tener que activar ningún plan militar contra Venezuela, sino lograr el objetivo de derrocar al gobierno Hugo Chávez a través de otras estrategias, como el golpe suave (las `revoluciones de colores´), la desestabilización y subversión interna, y una campaña feroz de operaciones psicológicas a nivel mundial que ha satanizado al gobierno venezolano, justificando cualquier agresión en su contra”. (2)

1. Víktor Trushkóv, Rusia tiene reservado el destino de colonia, Rebelión, www.rebelion.org/noticia.php?id=135167
2. Investigadora Eva Golinger muestra estrategia imperialista de EEUU, LibreRed, www.librered.net/?p=5838

Artículo publicado en Aporrea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *