06/03/2012 francesc casadó 0Comment

A todos aquellos ciudadanos legos en materia económica, como es mi caso, creo que los políticos nos marean demasiado la perdiz afirmando constantemente que los únicos culpables de esta crisis son las oligarquías financieras y que el actual modelo neoliberal está provocando una inhibición total del estado a favor de una política económica progresista, bien al contrario, es la clase política quien decide y ejecuta los tijeretazos presupuestarios, lanza órdagos privatizadores o medidas fiscales regresivas contra los más desfavorecidos. El estado no acepta su coerción del bienestar social ni la segregación de la población en función de sus ingresos.

El derecho al trabajo también ha sido víctima de la Reforma Laboral aprobada por el Gobierno de Zapatero. Uno de cada dos jóvenes menores de 25 años está parado, es una tasa de desempleo que duplica la de nuestro país vecino, Portugal. Entre los principios y objetivos con mayor proyección del movimiento #15M destaca la defensa de este derecho, la acampada de los “indignados” se ha convertido en una simbólica trinchera donde “resistir” los efectos de la crisis.

En una interesante entrevista al politólogo belga Éric Toussaint, este, advierte sobre el riesgo de rebelión en algunos países europeos: “No se debe descartar que pueda haber un viraje en un momento dado producto del crecimiento de estas protestas. (…) Yo digo que estamos en una situación tipo gobierno De la Rúa, Domingo Cavallo, en Europa esta es la situación actual, pero después ocurrió lo que ocurrió en diciembre de 2001 en Argentina. (…) Esto puede también demorar años, porque está claro que las izquierdas tradicionales europeas cuando llegan al poder, siguen las recetas neoliberales, por lo que para que haya un cambio debiera haber también una crisis en este tipo de orientación, es decir, la crisis de los partidos tradicionales de izquierda europeos.” (1)

La deuda externa española contraída con la Unión Europea es otro grave problema, el riesgo de intervención como en Grecia y Portugal es temido por los socialistas ya que provocaría, con toda seguridad, el adelanto de las elecciones generales. Zapatero ha encontrado en China un pragmático recurso, desde 2009 el país asiático está comprando nuestra deuda pública, actualmente posee el 12% -el equivalente a 25.000 millones de euros- y continuará comprando bonos del estado para incrementar la base monetaria de las finanzas nacionales. También participa invirtiendo en la restructuración de las cajas de ahorros por valor de 15.000 millones de euros, los analistas pronostican que el Banco de España necesitará ocho veces más, a lo que China ha declarado estar dispuesta a seguir colaborando en recuperar nuestra economía. En todo caso, es paradójico recurrir a un país socialista cuando el neoliberalismo está fracasando en el nuestro.

1. Entrevista de Éric Toussaint: “Una rebelión en Europa es posible”

Publicado en Tercera Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *