05/03/2012 francesc casadó 0Comment

“Estamos ante la reforma económica más importante acaecida en los últimos veinte años”, son palabras de la vicepresidenta primera M. T. Fernández de la Vega, a éstas podríamos añadir que lo es desde que Felipe González realizara las salvajes reconversiones en el sector industrial y la implantación del neoliberalismo en España.

La nueva Ley de Reforma Laboral según el Gobierno ha de servir para reducir el paro aunque se abaraten los despidos, bajen los salarios y se reduzca el número de días de indemnización, blindando de este modo los intereses del empresariado, son más privilegios para los de siempre.

El Ejecutivo socialista no ha redactado esta norma en solitario, como ha reconocido el ministro de Trabajo C. Corbacho, todos los cambios introducidos respecto al texto inicial han sido “sugeridos” por CiU, el portavoz del grupo nacionalista catalán, J.A. Durán i Lleida, ha sido un personaje clave en esta reforma laboral, ante la guerra de cifras de la votación en el Congreso para su aprobación llego, incluso, a sonar su nombre para incorporarse a un hipotético nuevo gobierno. UDC, el partido del líder catalán y socio minoritario en la coalición electoral que representa en Madrid, es miembro del Partido Popular Europeo, el mismo de S. Berlusconi o A. Merkel, canciller de Alemania, país este motor económico de la UE. Se evidencía que los intereses del gobierno socialista son los del capital financiero internacional, sea la banca alemana (Bundesbank) o el propio FMI (siempre dispuesto a rescatar economías endeudadas), poniendose en riesgo la propia independencia del poder Ejecutivo español.

Las negociaciones con los “agentes sociales” (sindicatos mayoritarios y asociaciones empresariales) han sido un absoluto fracaso, se acusa a la patronal CEOE de ser la culpable de la falta de diálogo durante este último año, solo después del consenso entre las fuerzas políticas para la aprobación de la reforma el empresariado reconoció un avance respecto a la anterior legislación.

Para los sindicatos CCOO y UGT el texto legitima y refuerza la Huelga General del próximo 29 de septiembre, se trata de un “tijeretazo” a los derechos de los trabajadores. Desde la izquierda radical el lema en toda movilización laboral es “¡Que la crisis la paguen los ricos!”.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) está preparando una respuesta conjunta a los Planes de Ajuste de los gobiernos neoliberales de la Unión, dicha respuesta podría consistir en una Huelga General conjunta en Portugal, España, Italia y Grecia. Jhon Monks, secretario general de la CES, declaró: “(…) mientras miles de millones fueron a salvar a los bancos de la catástrofe que ellos mismos habían fabricado, los trabajadores, los ciudadanos europeos, tienen que pagar ahora la irresponsabilidad de los agentes financieros de ayer y de hoy”. Contra la utopía burguesa de una Europa unida la solidaridad y lucha de sus clases populares.

Publicado en Rebelión.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *